Skip to main content

Carrito

Close Cart

En la mujer a partir de los 12 años aproximadamente, se inicia la fertilidad, mediante la elevación de la producción de hormonas femeninas (estrógenos y progesterona). Durante los 25 años siguientes, el nivel  estrogénico permanece elevado de forma relativamente constante, y solo hacia los 40 años este nivel de empieza a declinar, este periodo se denomina menopausia o climaterio. Menopausia significa cese de la menstruación. Es el periodo de la vida (entre 40 y 55 años) en el que la mujer deja de ser fisiológicamente fértil.

La menopausia esta rodeada de secretos y eufemismos porque da vergüenza o miedo hablar del tema. Sin duda esto se debe, por una parte, a que se nos ha inculcado un sentimiento de rechazo hacia nuestro cuerpo y porque nuestra cultura asocia la menopausia con vejez, inutilidad, final… Las funciones principales de la mujer en nuestra cultura son: procreación y crianza y ser objeto sexual deseable. La menopausia, al finalizar la vida fértil de la mujer y presentarse en una edad determinada se interpreta como el fin de la mujer como tal, ya no es mujer. Esto mismo se aprecia también en las mujeres que han sido operadas y se les han extraído los ovarios y el útero; aunque sean jóvenes la cultura imperante les hace vivir esto como una grave pérdida de femineidad.

Los cambios físicos que se producen en la menopausia son: el organismo disminuye la producción de hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) porque ya no son necesarias, los ovarios dejan de producir óvulos y las reglas desaparecen. Estos cambios físicos van casi siempre acompañados por otros síntomas

  • Los sofocos (también llamados oleadas de calor, acaloramiento, sudores).
  • La disminución de la humedad y elasticidad de la vagina.

Los sofocos son una sensación repentina de calor y sudoración desagradables que en la mayoría de las ocasiones aparecen de manera imprevista y los momentos menos oportunos, acompañados a veces por enrojecimientos parciales de la piel, en la cara sobretodo. Se ha estudiado y se sabe que son debidos a oleadas de hormonas que el cuerpo emite para intentar conseguir un nuevo equilibrio hormonal y la continuidad de la vida fértil de la mujer.
La sequedad e inelasticidad de la vagina es el resultado de la disminución de secreciones en las paredes de la vagina que, en general, se vuelven más delgadas. Suele causar irritación y mayor tendencia a las infecciones vaginales. Durante el coito puede hacer falta un sustituto a la lubricación ausente para prevenir una fricción incomoda.
Otros síntomas que se producen en el periodo del climaterio son los trastornos  del sueño, pérdida de calcio con el riesgo de padecer osteoporosis, estados de fatiga y aumento de peso.

La menopausia es un periodo de transición y no un fin. Solo significa una cosa, la mujer esta liberada de la responsabilidad de ser fértil. No es ni la ultima etapa de la madurez ni el principio de la vejez y la senilidad. Mas bien es la edad de la segunda madurez pues si supera con éxito esta etapa vera abrirse ante ella una época nueva durante la cual podrá cultivar su autentica personalidad. No obstante la mejor manera de vivir la menopausia es estar informada de lo que es y lo que significa y ayudarse, si es necesario, con algunas terapias de apoyo.

Mientras la mujer es fecunda, o sea entre la pubertad (de 12 a 15 años) y la edad crítica (45 años aproximadamente), los ovarios maduran un óvulo cada mes, una vez el izquierdo y otra el derecho generalmente. si el óvulo es fecundado, sobreviene el embarazo, y si no es fecundado se produce la menstruación. A partir de la edad crítica, los ovarios dejan de madurar óvulos, la menstruación no se produce, la matriz no se prepara periódicamente como antes para un posible embarazo y desaparece, por tanto, toda posibilidad de fecundación. Al quedar paralizados estos procesos naturales del cuerpo de la procreación sobreviene un cambio profundísimo en todo el organismo femenino.

La práctica habitual de la medicina académica consiste en la administración de preparados hormonales para prevenir y aliviar los síntomas y molestias climatéricas, la osteoporosis. En investigaciones científicas se advierte constantemente que el tratamiento hormonal sustitutorio con estrógenos durante y después de la menopausia, eleva el riesgo de contraer cáncer de mama u otros tipos de cáncer hormonodependienes. A pesar de este peligro las hormonas estrogénicas, se siguen prescribiendo.

A mi entender el metabolismo de las hormonas es un sistema tan sensible que conviene valora y reflexionar mucho antes de cualquier intervención sobre el mismo.

 

Terapias naturales para la menopausia

Isoflavonas y lignanos, fitoestrógenos de origen vegetal

 

Desde hace más de 5.000 años se conoce la existencia del haba de soja (Glycine max) que constituye un componente alimentario principal en los países asiáticos. En estudios científicos se ha demostrado que las mujeres asiáticas apenas experimentan molestias en la menopausia, la osteoporosis es prácticamente desconocida y el riesgo de padecer cáncer de mama u otros tipos de cáncer dependientes de las hormonas, como es el caso de el de ovario o cuello de útero, es significativamente menor que en las mujeres occidentales. 

Los productos derivados de la soja contienen isoflavonas y las semillas de lino y los cereales integrales contienen lignanos.

Las isoflavonas y los lignanos son una especie de estrógenos vegetales, los llamados fitoestrógenos, que actúan de una similar a los estrógenos humanos pero sin producir un efecto tan potente como éstos. La combinación entre isoflavonas y lignanos es la mejor manera de dotar al organismo femenino de una óptima provisión de fitoestrógenos vegetales.  Un efecto principal de las isoflavonas y los lignanos es la estimulación del metabolismo óseo. La ingestión de derivados de la soja y semillas de lino y cereales integrales fomenta el depósito de calcio en los huesos, incrementando la densidad ósea, lo que reduce considerablemente el riesgo de osteoporosis.  También contribuyen a disminuir los molestos sofocos del climaterio.

Esta es la razón por la cual las mujeres japonesas y de otras culturas orientales que consumen productos ricos en fitoestrógenos vegetales, sufren mucho menos los efectos de la menopausia que las mujeres de los países occidentales.

 

Fitoestrógenos

Isoflavonas:

  • Habas de soja, brotes de soja.
  • Bebida o leche  de soja.
  • Tofu (queso de soja).
  • Tempeh.
  • Miso y salsa de soja.

Lignanos:

  • Semillas de lino.
  • Salvado de trigo.
  • Granos integrales y ecológicos.

 

Conclusión

La menopausia es el periodo durante el cual la mujer deja de ser fértil por el descenso de unas hormonas llamadas estrógenos. Las isoflavonas y lignanos  son estrógenos vegetales, los llamados fitoestrógenos, que consumidos de forma adecuada pueden compensar este descenso hormonal que ocurre durante la menopausia. Una dieta adecuada que contenga este tipo de alimentos guiada por médicos expertos en nutrición, junto con un plan de vida que recomiende el ejercicio diario adecuado a cada persona, pueden ser factores primordiales para que este periodo temporal, que es el climaterio, no ocasione problemas de salud de difícil solución una vez establecidos como son la osteoporosis y el sobrepeso.

 

TRATAMIENTO FITOTERAPÉUTICO NATURAL

Manzanilla, valeriana, lúpulo, espino blanco, salvia y angélica.

PREPARACIÓN

Poner 3 vasos de agua a calentar. cuando hierva, apagar. Echar tres cucharaditas de la mezcla de hierbas, remover y tapar. Dejar reposar 15 minutos. Colar y tomar una taza después de la cena a sorbos.

 

Plácido Castro Fernández

Plácido Castro Fernández

Licenciado en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela, desarrolla su actividad profesional como médico de atención primaria en diversos centros de salud y actualmente centra su actividad en la consulta de dietética y nutrición. Participa en charlas de difusión de la alimentación y su importancia en nuestra salud en diferentes municipios del Bierzo y Galicia.

Leave a Reply

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 soy Plácido,
¿En qué puedo ayudarte?