Skip to main content

Carrito

Close Cart

La adolescencia es una etapa de la vida donde acontecen importantes cambios físicos, emocionales y sociales. El cuerpo físico debe desarrollarse (maduración sexual, aumento de talla, aumento de peso, etc.) por ello la alimentación adquiere especial importancia debido a que los requerimientos nutricionales, para hacer frente a estos cambios, son muy elevados y es necesario un adecuado control de la alimentación para asegurar el aporte de energía y nutrientes suficientes y así evitar situaciones carenciales que puedan ser origen de alteraciones y trastornos de la salud.

Las necesidades de energía están estrechamente relacionadas con el sexo, edad y nivel de actividad física. Por ello, es conveniente evaluar y clasificar la actividad física en ligera, moderada o intensa y consumir la cantidad y variedad adecuada de alimentos para satisfacer esos requerimientos.

En general el aporte de hidratos de carbono debe ser un 55-65% del total dando preferencia a los complejos (integrales y bio). Las grasas deben representar entre el 30-35% del total y sobre todo insaturadas. Las proteínas son un aporte importante por el elevado nivel de crecimiento de los tejidos en esta etapa, deben suponer entre el 12 y 14%, asegurando buena parte de origen vegetal. Las vitaminas más importantes son la A, la D, el ácido fólico y el complejo B. En cuanto a los minerales más significativos son el calcio, el zinc y el hierro, este último sobre todo en las chicas (debido a la regla) y deportistas de alto rendimiento.

La adolescencia es una etapa donde se producen importantes cambios emocionales y sociales. Estos cambios pueden influir favorable o desfavorablemente en la conducta alimentaria. Es en este periodo, donde pueden iniciarse los graves trastornos de conducta como la anorexia y la bulimia, muy asociados al culto a la imagen corporal que nuestra cultura les impone con las modas y las corrientes sociales. Los adolescentes olvidan con frecuencia que la salud depende sobre todo de una dieta sana, equilibrada y suficiente. Es labor de padres y educadores estar preparados y alerta de sus actitudes ante la comida y el peso corporal. Probablemente la adolescencia sea la última oportunidad de preparar al joven en normas y hábitos dietéticos, que le encaminen a llevar una vida adulta más sana.

 

Plácido Castro Fernández

Plácido Castro Fernández

Licenciado en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela, desarrolla su actividad profesional como médico de atención primaria en diversos centros de salud y actualmente centra su actividad en la consulta de dietética y nutrición. Participa en charlas de difusión de la alimentación y su importancia en nuestra salud en diferentes municipios del Bierzo y Galicia.

Leave a Reply

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 soy Plácido,
¿En qué puedo ayudarte?